La contaminación lumínica se define como la introducción de luz artificial que produce una degradación de los ecosistemas o el estado natural mediante la emisión de flujo luminoso en intensidades, direcciones, rangos espectrales u horarios